La revolución industrial

La revolución industrial

La primera revolución industrial inició en Inglaterra y fue un acontecimiento histórico ocurrido en el siglo XVIII que transformó las formas de vida del ser humano tradicionales como: la agricultura, la ganadería y la producción artesanal a otras formas como: la producción a escala industrial y la mecanización.

Esta transformación, ocasionó un acelerado proceso de urbanización que alteró de manera profunda la manera de vivir y cambió radicalmente las estructuras económicas, sociales y culturales de las personas. Todos estos cambios ocurrieron en cuestión de un siglo.

Sin embargo, la transformación industrial no ocurrió de manera simultanea y tampoco de manera similar en todo el planeta. En la actualidad, existen lugares poco industrializados en el mundo que coinciden con problemas políticos, económicos y sociales.

Las sociedades preindustriales

Cuadro "La Carreta de Luis de Nain"
Cuadro titulado: "La Carreta" pintado por Luis de Nain. Retrata a campesinos en su lugar de trabajo en el año 1641

Estas sociedades se caracterizaban por transladar el conocimiento de supervivencia de generación en generación y tenían los siguientes rasgos:

  • El crecimiento poblacional era lento. Tenían altas tasas de mortalidad que eran compensadas con muchos nacimientos. Las personas vivían en su lugar de trabajo, es decir, en el campo donde existían pequeños núcleos urbanos, pueblos y aldeas.
  • Las enfermedades a causa de hambrunas, epidemias y la poca salubridad, mantenían una poca esperanza de vida al nacer, muchas personas morían en el parto o entre sus dos primeros años de vida; también muchas madres morían justo después del momento del parto.
  • La economía era basada en la agricultura y la ganadería, tenían escasos excedentes, era de poca relevancia y eran producidas de manera artesanal. Todas las actividades se realizaban a mano, con la ayuda de la fuerza animal y las tierras se dejaban en barbecho para recuperarlas de los cultivos.
  • Los intercambios comerciales eran ineficientes y limitados; donde las vías terrestres eran malas y escasas; los medios de transporte lentos y primitivos; y el único medio de larga distancia era el barco.
  • Predominaba la supervivencia en el hábitat rural. El desarrollo urbano era escaso, las ciudades eran pequeñas y poco numerosas.

Causas de la revolución industrial

Los primeros cambios de la revolución industrial comenzaron en el último tercio del siglo XVIII en Inglaterra caracterizada por la transformación del sector agrario a la industrialización, la apertura acelerada del comercio y el crecimiento poblacional.

Todos estos cambios fueron acompañados de los procesos de innovación que dieron como resultado grandes saltos en la tecnología. El caso emblemático es la máquina a vapor. Los sectores pioneros de la revolución industrial fueron el textil y el siderúrgico.

Transformación agraria

Máquina de vapor de Watt 2
Máquina de vapor de Watt 2

Los cambios ocurridos en Inglaterra a partir de la segunda mitad del siglo XVIII posibilitó la industrialización. En su momento, este cambio fue denominado como "La revolución agraria" y ocurrieron una serie de circunstancias que favorecieron su transformación.

  • El cercado o "enclosures" de campos abiertos privatizó tierras comunales y su uso con fines productivos en el cultivo, incrementó considerablemente el acceso a los alimentos. Además se introdujo el "Sistema Norfolk", ello permitió evitar el barbecho y estabular el ganado.
  • La introducción de maquinaria agrícola moderna, hizo más eficiente la cosecha, por lo tanto, disminuyeron las muertes por hambruna y la población creció exponencialmente.
  • Con un incremento poblacional en las zonas rurales se ocasionó un éxodo de mano de obra a las ciudades, Facilitando el desarrollo de la industria.

Características de la revolución industrial

Revolución demográfica

Entre los años 1750 y 1850, la población inglesa creció de forma exponencial y sin presedentes; descendió la mortalidad infantil por el acceso a más alimentos y los avances en medicina, asepsia y los cambios de higiene de las personas incrementaron la esperanza de vida al nacer de mandera considerable.

Los avances en la agricultura, paralelo al crecimiento poblacional, propició la emigración de personas hacia las ciudades y convirtiéndolas en lugares industriales.

Transformación de la industria

La transformación en la industria fue el eje fundamental del cambio. La fuerza animal y humana fue sustituida por la mecánica gracias a las innovaciones tecnológicas de la época. Las máquinas liquidaron por completo las técnicas artesanales y dieron forma a las fábricas aglomeradas por obreros.

Dibujo de "The Rocket". La locomotora de Stephenson
Dibujo de "The Rocket". La locomotora de Stephenson

La productividad se incrementó por la división de actividades y al ser más eficiente, colocó una mayor cantidad de productos a la disposición de los consumidores.

Las áreas más afectadas por la transformación de la industria fueron: la energía impulsada por las máquinas a vapor; la textil por el ingreso de hiladoras y máquinas tejedoras; la metalurgia por el acceso a grandes hornos y el transporte por la invención de los trenes a vapor.

Los grandes inventos de la época que impulsaron fuertemente la revolución industrial fueron:

  • La máquina a vapor de Watt.
  • Lanzadera de volante de John Kay que evolucionó el área textil.
  • La locomotora de Stephenson.
  • El barco a vapor de Fulton.

Transformaciones en el comercio

En Inglaterra el intercambio comercial se incrementó gracias a una serie de factores:

  • Se creó un mercado interno sin barreras aduaneras por el incremento de la demanda de productos de una población en crecimiento. El país contaba con buenos ríos navegables que mejoraron el transporte y la comunicación.
  • El acceso a materias primas baratas permitió vender productos manufacturados a precios accesibles y con alto margen de ganancia.
  • Una burguesía experimentada en hacer negocios y un gobierno con políticas que promovían la actividad industrial y comercial, llevaron a Inglaterra a convertise en la primera potencia mundial al inicio del siglo XIX.

La extensión de la primera revolución industrial

Con Inglaterra a la ventaja, otros estados comenzaron a implementar sus propias transformaciones industriales a inicios del siglo XIX.

Francia, contaba con abundantes recursos mineros como el carbón y el hierro, además tenía abundantes capitales para invertir en la industria; Bélgica, se caracterizaba por tener buenas comunicaciones gracias a su red de ríos y Alemania se industrializó antes de su unificación.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX otros estados como: Estados Unidos, Japón y el norte de Italia iniciaron sus procesos de industrialización. Rusia se industrializó a finales del siglo XIX a partir de la revolución de Bolchevique y España lo hizo con retraso y de manera desigual.